La naturaleza nos da grandes lecciones para el crecimiento personal. Si nos fijamos por ejemplo en los insectos, sus antenas cumplen unas funciones esenciales para su supervivencia. Éstos órganos sensores, pueden tener el olfato, el tacto y en algunos casos incluso los oídos.

Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, muestra la necesidad que tienen los insectos de mantener sus antenas limpias. Es muy probable, que la imagen de un insecto, tal como la hormiga, limpiándose sus antenas no te resulte desconocida. De hecho dedican una gran cantidad de tiempo a su limpieza.

Esa limpieza es esencial para  percibir peligros, detectar olores, temperatura,  moverse, comunicarse, localizar parejas. Por lo que tienen sus propios métodos para limpiarse estos imprescindibles sensores y lo hacen de forma muy exhaustiva.

Recogiendo su lección para nuestra vida, ¿te ha ocurrido que te has encontrado en alguna ocasión perdido, como sin norte?

Muchos de mis clientes, agobiados por las circunstancias de la vida, han llegado a un punto de que no saben quienes son, han perdido su identidad.

Algunos ya han olvidado sus sueños, no saben lo que les gusta o lo que quieren, por tanto, no saben hacia a dónde dirigir sus pasos.

Todos, de algún modo u otro, nos hemos visto en situaciones en las que no sabíamos qué decidir. Sumergidos en un túnel negro, del que la salida se antoja distante y perdida.

¿Te ves reflejado/a en estas frases?

¿Y si fuese que tenemos que limpiar nuestro sensor interior?

Sí, contrario a los insectos, no tenemos antenas ( al menos visibles :D) que nos vayan marcando posibles peligros, la compañía adecuada, o el camino a seguir, pero seguro que has oído hablar de la intuición.

Estudios recientes de neurocardiología, empiezan a ubicar la intuición en el corazón. Éste órgano, no es sólo una bomba de sangre que permite que sigamos vivos, sino que también tiene tejido inteligente. Las neuronas del corazón tienen comunicación directa con nuestro cerebro, y al revés. Tal vez, tengamos que empezar a subir el volumen de este tipo de comunicación y bajar el de la mente, ¿Verdad?.

Sea dónde sea que se ubique esta “vocecita” interior, lo cierto es que seguro que muchas veces te has sorprendido diciendo “Mi cabeza me dice que haga una cosa, pero mi corazón me dice otra”. O en ocasiones, cuando algo no ha salido como has esperado, te sorprendiste diciendo.. “si ya lo sabía yo, mi intuición no me falla”. La pregunta que surge es: ¿Cuánto estás confiando en tu voz interior? o ¿tienes el sensor tan abandonado que ya no te fías?.¿Podría ser que tuvieses que darle un repasito, una manita de limpieza?

Igual que a los insectos.. nuestras “antenas” se nos pueden llenar de pequeñas partículas de polvo, sustancias, tóxicos, debido al entorno que nos movemos. Una limpieza constante de este “sensor” nos permitirá conocer nuestro objetivo, seguirlo a paso firme, localizar los peligros y encontrar la compañía adecuada para el viaje.

Igual que una hormiguita pasa gran parte de su tiempo limpiando ese órgano que le permite tomar el camino certero…. ¿cuánto estás dedicando tu a localizar tu intuición, escuchar tu voz interior, sacar tu máximo potencial?

Tu respuesta tal vez te dé una pista de por qué te encuentras como te encuentras, y recuerda, lo que hagas hoy va a situarte en el lugar donde quieras estar mañana. 

Si precisas ayuda con la pulcritud de tu sensor, te propongo un kit de limpieza que ríete tu del KH7! Me postulo ante tí, con mi equipo de limpiezas integrales, con una oferta que no podrás rechazar:

  • Limpieza profunda de miedos e inseguridades
  • Desinfección de procesos mentales y emocionales que te producen dolor e incluso enfermedades
  • Recogemos cubos de pensamientos negativos, y te los remplazamos por pensamientos útiles
  • Pasamos el trapo a tu autoestima, dándole cera para que tu luz se expanda
  • Sacamos brillo a tus sueños
  • Realizamos el mantenimiento semanal a tu actitud+ y sensores de objetivos

Si tienes que hacerte una limpieza general, o un repaso de mantenimiento, considera mi inigualable oferta, un equipo de profesionales para tí. Llámame y te informo